la ayuda donde menos lo esperas

Esta cita de Bucay, para nada gratuita, puede parecer mentira o una de esas frases que escuchamos con condescendencia porque nos creemos que eso no nos puede ayudar o que, simplemente, es como diría mi madre «consuelo de muchos».

Mas no es así, al menos yo no lo veo así. Yo misma me he pasado años mirando con escepticismo a las personas que me recomendaban un libro de autoayuda. A pesar de ser una amante de las letras, nunca creía en ese tipo de libros. Recuerdo, incluso, la vez que mi madre me regaló uno de los libros de Rafael Santandreu cuando le conté que había empezado a acudir al psicólogo. La miré como si estuviera loca y jamás me he dignado a darle una oportunidad, ni siquiera a día de hoy, cuando os estoy hablando de esto.

Sin embargo, llegó a mi vida un día por casualidad la voz de Bucay, narrando uno de sus cuentos, concretamente El buscador y con un cuento de menos de seis minutos, mi cabeza comenzó a entender y a darle forma a muchos conceptos y problemas que yo nunca antes había identificado como tal.

Desde entonces, cuando necesito o quiero una respuesta rápida o un poco de paz en medio del caos, abro uno de mis libros de cuentos del autor por una página aleatoria y me leo ese cuento. Casualmente, siempre tengo algo nuevo que aprender o algún concepto que recordar o, simplemente, un par de palabras que hacen que todo me encaje en el momento vital en el que estoy.

A lo que quiero llegar con esta reflexión es que te dejes ayudar. Cada uno encuentra la ayuda en una forma diferente. A mí, me vienen bien los cuentos de Bucay. No obstante, puede que a ti no te digan nada y que te venga mejor leer a Santandreu, Walter Riso, Eckhart Tolle, Albert Espinosa, Nietze… Incluso, puede que necesites otras cosas como caminar por la playa o por el monte con alguien que solo te acompañe en silencio o que te haga reír a carcajadas, pero no te cierres en banda a la ayuda. Puede que si el día en que mi madre me regaló Las gafas de la felicidad, me lo hubiera leído, hoy estaría hablando de otro autor y no de Bucay… ¡quién sabe!

Así que, por favor, déjate ayudar y busca ayuda cuando lo necesites y no te será negada, te lo garantizo. Yo hoy he vuelto a recurrir al cuento que me unió a Bucay porque necesitaba volver a la raíz y me ha vuelto a ayudar. Por ello, necesitaba hablar de todo esto contigo y pedirte que no rechaces la ayuda, que le des una oportunidad antes de descartarla.

Fátima Villegas

🖋️Escribo prosa poética y novela juvenil ❤️⁣⁣ 🧐Soy correctora y 💻traductora⁣⁣ 🎙️Soy creadora del Podcast El Salón de las Letras🎙️⁣⁣ ⁣⁣🎬Comento series y 🎤hago entrevistas a otros autores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.