cóseme.

Cóseme. 
Pedías a gritos ahogados, sin pedirlo.

 

Cóseme. 
Exigías con un leve tecleo en un universo grande 
y a la vez pequeño.
 
Cóseme.
Leí y se me desarmó por completo el alma.

 

 
No sabía, mi pequeña gran debilidad, que eso es lo que realmente necesitas 
para asegurar la felicidad en esa sonrisa y en esos ojitos por los que muero.
 
No lo sabía… 
pero creo que me has dado la mejor pista: 
 
necesitas que te cosan las heridas 
y que unan los trocitos que siguen despegados, 
tras las batallas que 
yo aún no conozco.
 
Aun así no has podido caer en mejores manos, 
soy una magnífica costurera, 
y tengo aguja e hilo preparados 
con todo el amor que cabe en mi pecho.
 
No temas, pues mi aguja no duele, sabes que jamás podría hacerte daño… 
mi aguja hace cosquillitas.
 
Tengo aguja e hilo y tranquila, mi amor, 
que ya me encargo yo de arreglarte cosiendo
con mimo y destreza 
todo lo que sea necesario.
 
Perdóname por haber necesitado que lo dijeras. 
 
No es justo, tú me arreglaste antes de que yo lo pidiera,
antes, incluso, de que me diera cuenta de que lo necesitaba.
 
Te advierto que, cuando te cosen las heridas, 
pican un poco y puede que también escueza… 
pero puedo calmar esas molestias con besitos y caricias suaves.
 
Cóseme. 
 
Me dijiste sin decírmelo y yo te prometo que 
no habrá nada que quede por colocar.
 
Cóseme. 
 
Leí y enseguida una parte de mí se fue contigo por adelantado, 
para cuidarte, en lo que yo llego.
 
Y es que no sólo estoy dispuesta a coserte, 
estoy dispuesta a cuidarte, mimarte y quererte, 
 
por encima de todo
 
siempre que tú me dejes,
mi pequeño gran regalo del destino.

Fátima Villegas

🖋️Escribo prosa poética y novela juvenil ❤️⁣⁣ 🧐Soy correctora y 💻traductora⁣⁣ 🎙️Soy creadora del Podcast El Salón de las Letras🎙️⁣⁣ ⁣⁣🎬Comento series y 🎤hago entrevistas a otros autores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.