Cruella

No se puede reprimir quien verdaderamente se es.

Al menos, no se puede hacer durante mucho tiempo.
Nunca sale bien porque nuestra esencia es lo único que no podemos reprimir, no podemos dejar de ser quienes somos, por mucho que lo intentemos. No hay forma de que nadie pueda cambiar nuestra forma de ser. No puedes poner un ser sumamente creativo a trabajar en un banco, lo matas de pena; al igual que no puedes poner a un genio de los números a escribir sonetos perfectos…

Sería tan contra natura como pedirle a un pez que vuele o a un mosquito que no pique.

Cada persona tiene algo que se le da extraordinariamente bien y que es lo que más feliz le hace en la vida, en mi caso son las letras en toda su amplitud, aunque sea una gran amante de las artes; en el caso de Estella o Cruella es el diseño. No todo el mundo tiene la suerte de poder dedicarse exclusivamente a eso que se le da maravillosamente bien, pero al menos sí podemos desempeñarlo en nuestro tiempo libre.

Otra verdad universal es que no hay nada que no puedas conseguir. Cruella es un gran ejemplo de superación, tenacidad e ingenio. Ella no para hasta no alcanzar su objetivo (no spoiler) y nos recuerda que en la vida todo lo que una quiere o se propone, se puede lograr; si puedes soñarlo, puedes hacerlo.

Creo, verdaderamente, que no hay nada que no podamos alcanzar, la cuestión es que hay que perseguirlo, sin rendirse, sin tirar la toalla, deseándolo cada día y trabajando duro, sobre todo, trabajando duro, hasta conseguirlo porque, ya lo dice el dicho: lo que fácil llega, fácil se va.

¿Tú qué opinas al respecto? Te leo en comentarios 🥰

Gracias, siempre 💙

¡Hasta el miércoles!

Fátima Villegas

🖋️Escribo prosa poética y novela juvenil ❤️⁣⁣ 🧐Soy correctora y 💻traductora⁣⁣ 🎙️Soy creadora del Podcast El Salón de las Letras🎙️⁣⁣ ⁣⁣🎬Comento series y 🎤hago entrevistas a otros autores.

2 comentarios en «Cruella»

  1. Tienes razón, Fátima… todo se puede conseguir si te lo propones…
    Sin embargo hay circunstancias que no se pueden superar, como el tiempo y los medios económicos para determinados «sueños» y lo digo por experiencia. Tengo una lista de lo que no he podido conseguir y otra más larga de lo que sí he conseguido en mis muchos años de vida. Y me siento satisfecha por ello. La otra lista queda para los sueños de juventud. Lo importante es no sentir frustración… eso es un trabajo mental y cada cual tiene sus trucos para superarla.
    Feliz día !!

    1. ¡Qué buen consejos nos traes, Marian!
      Si es verdad que lo que hay que aprender es a no frustrarse por lo que no se consigue por motivos que se escapan de nuestras manos.
      Aún así te digo que nunca es tarde 😘
      ¡Gracias por pasarte por aquí! 💙

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.